comarcas y pueblos de arag&oacuten

Comunidad de Calatayud

Plaza de la Comunidad, 150300. - Calatayud (Zaragoza)




Información de la Comarca de Comunidad de Calatayud

La comarca de la Comunidad de Calatayud se halla situada en el corazón del Sistema Ibérico y en el tramo medio del Jalón, donde el Jiloca le entrega sus aguas. Las cumbres no son muy elevadas, pero el paisaje se angosta y los relieves serranos se alternan con los pasillos surcados por los ríos, bien en abiertos valles con fértiles vegas, bien en espectaculares desfiladeros. 

Se trata de una de las comarcas más extensas y pobladas de la región. El humilde ladrillo deja obras de excepción en este territorio en el que abundan las torres mudéjares. La capital de la comarca fue durante mucho tiempo la segunda población de Aragón en cuanto a sus valores demográficos y ha sido a lo largo de su historia un punto estratégico militar y comercial. También es el conjunto defensivo musulmán más antiguo de España. Son cinco los castillos que se enlazan por murallas para cobijar en su interior el casco urbano. Calatayud cuenta con un patrimonio arquitectónico de primer orden: desde las puertas de la ciudad, como la de Terrer o la de Zaragoza, hasta los magníficos templos de San Juan el Real, con pechinas pintadas por Goya, la colegiata del Santo Sepulcro o San Pedro de los Francos y las torres mudéjares de San Andrés y Santa María.

Con un patrimonio arquitectónico de primer orden, es una comarca, donde destacan sus espacios termales.

La comarca está repleta de pueblos de interés, en un sinfín de rutas. Atendiendo a las vegas de los ríos en las que se enmarcan, distinguiremos entre los pueblos del Ribota, del Manubles, del Grío, del Perejiles, el Jiloca, el Piedra, el Mesa y, por supuesto, el Jalón. En la vega del Ribota, hay buenos ejemplos de iglesias, como Aniñón, Cervera de la Cañada y Villarroya de la Sierra. En torno al cauce del Manubles, se encuentra Torrelapaja, donde vivió San Millán, o pueblos presididos por las ruinas de sus castillos, como Bijuesca o Berdejo. Torrijo, de colores cálidos, Villalengua, Moros, sobre un espolón rocoso, o Ateca, que exhibe una bella torre mudéjar son otros de los puntos de interés. El río Grío alimenta a villas como El Frasno, rodeada de viñas y frutales. Mientras, el Perejiles nos conduce a Miedes, con su torre de cantería, Mara, Orera, con las antiguas cuevas que estuvieron habitadas hasta hace unos años, Sediles o Belmonte, cuna del universal escritor Baltasar Gracián. En la vega baja del Jiloca, tierra yesosa, con predominio de los tonos claros, ordenan sus caseríos Villafeliche, conocida por la alfarería tradicional y por sus molinos de pólvora, Morata, con una iglesia de llamativa fachada mudéjar, Montón, Maluenda con sus iglesias mudéjares o Velilla. El valle del río Piedra ofrece un paisaje de tonos variados, verdeantes por los frutales en la zona de Castejón, más desolados pasado Cimballa. Campillo de Aragón, en la confluencia del Piedra y del Mesa, llama la atención por los muros de sus edificios. Entre dos puntos de gran atracción como son el embalse de la Tranquera y el monasterio de Piedra, se sitúa Nuévalos. El valle del Mesa también guarda sorpresas: Ibdes, con su caserío morisco, Calmarza, envuelto por el gorgoteo del agua, Munébrega, Abanto, con atractivas viviendas, y Monterde, con torre mudéjar. Pero el eje de la comarca es sin duda el Jalón, que recorre localidades como Ariza, Cetina, con su fortaleza alargada, Alhama de Aragón, Paracuellos o Saviñán.

EL MONASTERIO DE PIEDRA

Es sin duda uno de los espacios aragoneses más visitados. Quizás la comodidad del recorrido sea una de las claves de su éxito, además de la belleza natural que atesora este auténtico vergel lleno de cascadas sorprendentes. Su superficie está incluida dentro de la Red de Espacios Naturales Protegidos de Aragón. La corriente del río Piedra ha modelado la roca a lo largo de los siglos formando lagos, grutas y cascadas. El parque acoge densos bosques de ribera y un ecosistema de gran riqueza biológica. El monasterio está rodeado por una vasta muralla que protege las distintas dependencias: el refectorio, la sala capitular, la cocina, la antigua biblioteca… En la bodega se ha habilitado el Museo del Vino y, recientemente, una exposición sobre el chocolate, ya que cuenta la tradición que este monasterio fue el primer punto español en degustar y elaborar esta delicia gastronómica.

BALNEARIOS

Esta comarca posee una importante infraestructura de balnearios situados en Alhama de Aragón -con un lago único en España de casi dos hectáreas de superficie-, Paracuellos de Jiloca y Jaraba. Son localidades de larga tradición termal, que se remonta a época romana. En el siglo XIX vivieron su época de esplendor. Actualmente, viven un nuevo repunte.

TRADICIONES Y GASTRONOMÍA

La Contradanza de Cetina es quizás uno de los dances más conocidos y espectaculares de Aragón. Por la noche, los mozos representan este conjunto de mudanzas ataviados de vestidos que simulan esqueletos bajo la luz de las antorchas.

La tradición vitivinícola de esta comarca tiene nada menos que 2.000 años de antigüedad. Sus caldos, recios y potentes, sufrieron una transformación en 1980, para adaptarse a los gustos del mercado. Con la constitución de la Denominación de Origen, los vinos han seguido un proceso de creciente esplendor.



Te Recomendamos...

  • Banner de Comunidad de Calatayud
  • Banner de Comunidad de Calatayud
  • Banner de Comunidad de Calatayud
  • Municipios de Comunidad de Calatayud