comarcas y pueblos de arag&oacuten

Aranda

Plaza del Castillo, s/n50250. - Illueca (Zaragoza)




Información de la Comarca de Aranda

Esta comarca montañosa que enmarca un espacio natural con una auténtica colección de ecosistemas recibe el nombre de uno de los cursos fluviales que la recorren de oeste a este. La capital de la comarca, Illueca, también se hace eco del cauce y, cómo no, de la eterna cumbre del Moncayo. Aranda es la otra cara de la montaña mágica, un territorio que por su situación fronteriza con Castilla, a lo largo de la historia se constituyó como área de defensa y cuenta con innumerables castillos que la protegieron y con el recuerdo de la figura de Benedicto XIII, el Papa Luna.

Es una de las comarcas aragonesas de menores dimensiones y tampoco son muchos los pueblos que la componen, pero su territorio es diverso y su entorno natural de una riqueza asombrosa desconocida para muchos.

El sector industrial se ha centrado en la producción de calzado, concentrada en Illueca y Brea de Aragón. La agricultura queda en un plano secundario en el que destacan los cultivos de vid, cereal, olivo y frutales. La mayor parte de la población se concentra en las dos localidades de Brea de Aragón e Illueca.

En la comarca del Aranda abundan los vestigios históricos y arqueológicos, así como el arte religioso y la arquitectura popular.

Encabeza su patrimonio el Castillo-Palacio del Papa Luna, situado en Illueca, recientemente convertido en Hospedería, dentro de la red de Hospederías de Aragón. Esta localidad, Illueca, fue cuna de Benedicto XIII, uno de los personajes claves de la historia europea. Los medios de comunicación volvieron a traer a la actualidad esta figura histórica a raíz de un extraño suceso: la desaparición de su calavera, que se conservaba en el palacio de los Condes de Argillo, en Saviñán. La historia acabó bien y se convirtió, quizás, en otro de los hechos singulares vinculados al Papa Luna. El Castillo-Palacio del Papa Luna se comenzó a construir en el siglo XIV. Es de estilo renacentista aragonés, con elementos mudéjares que se entremezclan con trazos del gótico y del barroco. Otro vestigio histórico de Illueca son los restos romanos de un puente que cruza el río que da nombre a la comarca.

"A esta comarca están ligados el Moncayo y la figura del Papa Luna"

Pero el de Illueca no es el único castillo memorable de la comarca. En Mesones de Isuela se encuentra la que es quizás una de las fortalezas mejor conservadas a la par que llamativa. Su imagen domina el pueblo y el entorno. Su color terroso lo convierte en una prolongación más del paisaje. Se trata de un castillo que perteneció a los Luna, como reflejan sus armas en la entrada. Tiene seis torreones y severos paramentos en estilo gótico. Es, sin duda, una pieza única del estilo de fortaleza del siglo XV, reconocida como Monumento Nacional y con excelentes pinturas en su techumbre de “limas moamares”. A sus pies se sitúa la villa, en la que se conserva la iglesia mudéjar de la Asunción del siglo XVI con su torre.

El corazón geográfico de la comarca está compuesto por Jarque, Gotor, Illueca y Brea que siguen el curso del río Aranda. El nombre de Jarque nos retrotrae a la agricultura: es tierra de frutales y también vides, almendros y olivos. Sus casas permanecen al abrigo de los restos de una fortaleza. Gotor sobresale por su antiguo convento de la Consolación, con claustro en ruinas, y la iglesia barroca del siglo XVII. Por su parte, Brea, al igual que Illueca, ha prosperado gracias a la industria del calzado, una tradición que se remonta mucho tiempo atrás y que hay quien relaciona incluso con la población morisca. Brea acoge un museo dedicado a esta actividad. Un poco más al sur, Sestrica, que ya no bebe del Aranda, aglutina sus edificos en torno a la iglesia y a los restos de un castillo. A este término pertenece también Viver de la Sierra, con un camino entre ambos pueblos flanqueado por almendros y olivares. Arriba, el alcornocal de Sestrica, quizás el único de toda la región.

El río Isuela, que discurre en la misma comarca al norte del Aranda para unir finalmente sus aguas a éste antes de llegar al Jalón tiene otra serie de pueblos vinculados: el ya nombrado de Mesones de Isuela, pero también Purujosa, Calcena, Trasobares y Tierga.

De nuevo, olivos y rocas en este caso más marcadas y cuyos diferentes tonos se alternan en el paisaje. Todos los pueblos se sitúan en la vertiente izquierda. Purujosa cuenta con interesantes pinturas en su iglesia parroquial, mientras Calcena es conocida por sus cuevas y por su iglesia de la Virgen de los Reyes, con restos románicos y rasgos platerescos y barrocos. Este municipio disfruta aún en la actualidad de un caserío de cierto aire medieval. Entre ambos pueblos, Calcena y Purujosa, volvemos a encontrar construcciones en la roca, en este caso cuevas que servían como corrales de ganado. En Trasobares destaca la iglesia gótica y la ermita románica. En Tierga, las ruinas del castillo y la iglesia de San Juan, de estilo mudéjar, construida en el siglo XIV.

El entorno del Moncayo tiene abundantes minerales que han sido explotados desde la antigüedad. En el Isuela, hay hierro (Tierga), cobre (Calcena), así como plata, plomo y cinc.



Anúnciate

Anunciate en este espacio

Municipios de Aranda